Como beber vino moderadamente contribuye a tu salud

vino

un consumo moderado de vino ayuda a mantener tu salud.

Después de leer un interesante artículo relacionado con el vino, me doy a la tarea de compartírselo, resaltando los aspectos más importantes.

Si de vino se trata para mi el mejor es, y siempre será el vino tinto. A continuación daré  a conocer la importancia del mismo.

El imperio Romano fue el causante de expandir la vid a toda Europa, y desde hace más de dos milenios, después de la última cena, ha sido siempre la representación de los cristinos.

Desde épocas de antaño, el hombre incorpora el vino en su alimentación, y aún más en su vida social y religiosa, pues desde tiempo atrás, estos consideraban que  experimentaban  que el vino les proporciona un estado propicio para relacionarse con lo divino.

Sus beneficios son enormes, siempre y cuando lo consumamos con moderación. El vino aporta una gran cantidad de calorías y alcohol, su valor nutricional se ve relacionado con el aporte de calcio, magnesio, fósforo y potasio,  aspecto positivo para este.  Aún así, no se hace recomendable su consumo en grandes cantidades, no solo lo menciona la ciencia, también lo hace la biblia, cuando nos dice que el beber vino hace bien para el mal de estomago, y así mismo lo reafirma el Dr. Concha un prestigioso médico cordobés.

Este habla de los beneficios del vino,  y menciona que  favorece la digestión, ayudando a los ácido gástricos a prepararse para recibir el alimento, incluso ayuda a desdoblar mejor las proteínas a través del buen trabajo que podrían desempeñar las pepsina encargadas para tal fin en el organismo.

El vino actúa además como agente antimicrobiano, disminuyendo un 11% de infecciones estomacales y la aparición del helicobacter pylori causante de la gastritis.

La ingesta del vino, incluyendo el alcohol, debe hacerse en conjunto con el consumo de alimento,  así lograremos retrasar los efectos rápidos del alcohol, desfavoreciendo  la adherencia plaquetaria.

Dentro de los demás beneficios incluyen un efecto antirreumático, antialergénico, anti inflamatorio, y una capacidad de  de  neutralizar radicales libres causados por el oxigeno.

Tiene además, el vino tinto en especial, evitar cálculos renales en un 39%  (dato que fue confirmado por Curhan de la Universidad de Harvard), ya que hace las veces de diurético, y suplementario de potasio y otros micronutrientes.

Además reduce la presión sistólica, riesgo cardiovascular, aumente el colesterol HDL, y disminuye el LDL, y  reduce el riesgo de aparición de algunos canceres (como Ayuda a disminuir la aparición de cáncer de mama colón y prostata) gracias a la presencia de polifenoles, los cuales al ser aislados se han encontrado compuesto como el resveratrol, la catequina, y la quercitina, entre otras, con propiedades protectoras y antioxidante.

Su alto contenido en fibra soluble  de polisacáridos no digeribles, lo hace especial.

El vino tinto, contiene más de 200 compuestos fenólicos diferentes (como los flavonoides, estilbenos, antocianos), que según algunos estudios  contribuyen a evitar que los monocitos y plaquetas se adhieran a al arteria provocando endurecimiento de la misma.

Estudios han encontrado la relación del consumo del vino tinto con la no aparición del alzheimer y la demencia senil, esto es dado por la disminución de depósitos de amiloide, retrazo en el desarrollo de arteriosclerosis cerebral, disminución de depositos de amiuloide, activación de genes de longevidad y reduce el riesgo de ictus cerebral.

Recomendación diaria, del consumpo de vino:

Debe ser no más de 400 ml para los hombres repartidas en las comidas y no más de 300 ml para las mujeres, según un estudio generado por Médico catedrático del Hospital general de Murcia.

 

Como beber vino moderadamente contribuye a tu salud
Calificar este articulo:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *