Remedios caseros para pies fríos

Los pies fríos pueden ser un problema bastante común en personas con mala circulación sanguínea.

Fisiológicamente, sus pies se enfrían cuando el oxígeno y el suministro de sangre inadecuados llegan a las piernas debido a la mala circulación sanguínea . Cuando la circulación mejora, el problema desaparece.

Sin embargo, las extremidades frías persistentes también pueden ser un síntoma de otros problemas de salud, como anemia, síndrome de fatiga crónica, síndrome de piernas inquietas, neuropatía periférica o daño a los nervios, enfermedad vascular periférica, diabetes, hipotiroidismo, enfermedad de Raynaud e hipotermia.

Las deficiencias nutricionales, el abuso del alcohol y el tabaquismo excesivo también son factores que contribuyen a los pies fríos.

Si los pies fríos se acompañan de síntomas adicionales, como cambios en el color de la piel, entumecimiento u hormigueo, llagas abiertas o ampollas, y endurecimiento o endurecimiento de la piel, busque atención médica de inmediato.

Como las razones de los pies fríos varían de persona a persona, consulte a un médico para obtener un diagnóstico adecuado si tiene este problema con frecuencia. Mientras tanto, puedes probar algunos remedios caseros simples y efectivos para el alivio.

Remedios caseros para pies fríos

  1. Masaje con aceite tibio

Masajear sus pies es una forma simple y terapéutica para restaurar el calor. Se estimula el flujo sanguíneo a sus extremidades . Además, el masaje regular de los pies ayudará a mantener sus pies sanos y libres de muchos tipos de problemas en los pies.

  • Caliente un poco de aceite de oliva, coco o sésamo en el microondas por unos segundos.
  • Aplique este aceite tibio en uno de sus pies fríos.
  • Use una presión suave pero firme con los dedos para masajear desde el dedo hasta el tobillo durante 10 minutos.
  • Repita con el otro pie.
  • Después del masaje, póngase calcetines de algodón.
  • Haga esto diariamente antes de acostarse y, si es necesario, una vez más durante el día.
  1. Hidroterapia

La hidroterapia es una de las opciones más simples que puedes probar en casa para restaurar el calor en tus pies. La hidroterapia utiliza baños de agua fría y caliente. El remojo en agua tibia ayuda a mejorar la circulación, mientras que el remojo en agua fría ayuda a reducir los síntomas.

  • Llene bañeras o lavabos de 2 pies, uno con agua fría y el otro con agua tibia.
  • Siéntese en una posición cómoda y moje sus pies en agua fría durante 2 minutos.
  • Luego, cambie al recipiente de agua tibia por 1 minuto.
  • Continúe alternando entre las dos cuencas durante 15 a 20 minutos.
  • Sécate de inmediato y ponte calcetines calientes.
  • Repita varias veces al día hasta que obtenga alivio.

Nota: Puede mezclar algunas gotas de aceite esencial de jengibre, romero, menta o ciprés en el agua.

  1. Ejercicios de pie

Hacer ejercicio es esencial para mantener la sangre fluyendo continuamente y mantener los pies calientes. Los ejercicios con los pies también ayudan a fortalecer los vasos sanguíneos.

Por ejemplo, puede caminar alternativamente sobre los dedos de los pies y luego sobre los talones durante 10 a 15 minutos. Algunos ejercicios más son:

Primero

  • Párese recto en la punta de los dedos de los pies durante 1 minuto, luego baje lentamente sobre los talones. Repita el procedimiento por 10 minutos.

Segundo

  • Mientras está sentado, gire cada pie en el sentido de las agujas del reloj y luego en sentido antihorario en la articulación del tobillo de 10 a 20 veces.

Tercero

  • Use los dedos de los pies para recoger un trozo de tela u otro objeto del piso. Repite varias veces.

Realice cualquiera de estos ejercicios para restaurar el calor cuando siente que sus pies se enfrían.

  1. Sal de Epsom

Otra manera simple de calentar los pies es remojar la sal de Epsom. El calor del agua caliente tendrá un efecto de calentamiento, mientras que el sulfato de magnesio presente en la sal de Epsom proporcionará magnesio al cuerpo.

La deficiencia de magnesio es una de las causas de pies fríos y manos.

  • Mezcle ½ taza de sal de Epsom en una pequeña tina llena de agua tibia.
  • Revuelva hasta que la sal se disuelva.
  • Remoje sus pies en ella durante 15 a 20 minutos.
  • Repita este remedio dos veces por semana.
  1. Jengibre

El jengibre promueve la circulación sanguínea y puede ayudar a combatir las extremidades frías. Contiene compuestos como gingeroles y zingerona que tienen un efecto de calentamiento en el cuerpo . Además, puede reducir el riesgo de coágulos de sangre.

  • Cocine a fuego lento 1 cucharada de jengibre en rodajas en 2 tazas de agua durante 10 minutos. Colar, agregar un poco de miel cruda y beberla 2 o 3 veces al día.
  • Hierva una olla de agua con un puñado de rodajas de jengibre. Deje que se enfríe, luego sumerja los pies en esta solución durante 15 minutos, dos veces al día.
  • Otra opción es tomar suplementos de jengibre, después de consultar a su médico.
  1. Té verde

El té verde se considera una cura natural valiosa para los pies fríos. Beber té verde mejora el funcionamiento de los vasos que transportan sangre a través del cuerpo, incluidos los pies.

  • Beba de 2 a 3 tazas de té verde durante todo el día.
  • Para hacer té verde, agregue 1 cucharadita de hojas de té verde a una taza de agua caliente, cúbralo y déjelo reposar durante 5 minutos.
  • Colar, endulzar con miel y beberlo.
  • También puedes poner 3 o 4 bolsas de té verde en una olla grande de agua caliente durante 10 minutos.
  • Retire las bolsas de té y sumerja los pies en ella durante 10 minutos.
  1. Pimienta de Cayena

Pimienta de Cayena contiene un compuesto llamado capsaicina que ayuda a mejorar el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, incluidos los pies. Le ayudará a mantener los pies calientes y aliviar los síntomas como la hinchazón y las sensaciones de hormigueo en las piernas .

  • Distribuya uniformemente 1 cucharadita de pimienta de cayena en un par de calcetines gruesos.
  • Ponte un par de calcetines delgados y coloca los calcetines gruesos rociados con pimienta de cayena encima.
  • También puede masajear las plantas de sus pies con una crema de venta libre que contiene capsaicina.
  • Otra opción es tomar un suplemento, después de consultar a su médico.
  1. Camina sobre hierba

Caminar descalzo sobre el césped temprano en la mañana es una de las mejores maneras de aumentar la circulación en sus pies. Este ejercicio simple es muy bueno para tratar los pies fríos. Además, caminar fortalece y estira los músculos, tendones y ligamentos de los pies, tobillos y pantorrillas.

Además, cuando camina descalzo sobre la hierba en el sol de la mañana, su cuerpo produce vitamina D. Tener poca vitamina D aumenta la probabilidad de convertirse en anémica y tener manos y pies fríos.

  • Comience el día caminando descalzo sobre la hierba durante 30 minutos para disfrutar de buena circulación y salud general.
  1. Aumentar la ingesta de hierro

Aquellos que sufren de anemia por deficiencia de hierro a menudo tienen las manos y los pies fríos. Esto sucede porque la sangre con un bajo nivel de hemoglobina no puede suministrar un suministro adecuado de oxígeno a varios órganos y tejidos.

Las mujeres entre las edades de 19 y 50 años necesitan 18 mg de hierro al día, mientras que los hombres en la misma categoría de edad necesitan 8 mg al día.

Para combatir la deficiencia de hierro, coma alimentos ricos en hierro como dátiles, manzanas, lentejas, hígado, carne roja, espinacas, harina de soja, tofu, almendras, albaricoques secos, aceitunas, cereales fortificados para el desayuno, berros, ostras y espárragos.

Puede optar por tomar un suplemento de hierro, después de consultar a su médico para la dosis adecuada. Las altas dosis de hierro pueden ser dañinas para su cuerpo.

  1. Coma alimentos ricos en magnesio

El magnesio es otro nutriente necesario para una buena circulación y absorción de vitamina D. Sin suficiente magnesio, es más probable que sufra de pies fríos y de manos.

El cuerpo no puede almacenar magnesio por mucho tiempo, por lo que es esencial incluir alimentos ricos en magnesio regularmente en su dieta.

Las mujeres adultas necesitan hasta 300 mg de magnesio por día, y los hombres requieren hasta 400 mg diarios.

Algunas buenas fuentes de alimentos ricos en magnesio son las espinacas, acelgas, nabos, hojas de mostaza, brócoli, algas marinas, aguacates, pepinos, judías verdes, papas al horno, granos enteros, semillas de calabaza, semillas de sésamo y almendras.

Puede optar por tomar suplementos, después de consultar a su médico.

Consejos adicionales

  • Mientras está sentado en una silla, no permita que sus pies cuelguen sin soporte. Coloque un taburete debajo de sus pies para descansar sobre ellos.
  • Pruebe actividades aeróbicas, como correr, caminar y andar en bicicleta, para promover la circulación adecuada y evitar los pies fríos.
  • Durante los meses de invierno, use calcetines calientes para mantener sus pies cómodos y calientes.
  • Los calentadores de pie activados por aire también se pueden usar para calentar los pies fríos.
  • Si fuma, deje de fumar, ya que puede causar una circulación sanguínea deficiente.
  • Coma alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, como salmón, nueces, semillas de lino, semillas de calabaza y más, para evitar el bloqueo de las arterias y la mala circulación.
  • Las terapias alternativas como el yoga y la acupuntura también son útiles.
  • Mantenga sus niveles de colesterol, presión arterial y azúcar en la sangre bajo control.
Remedios caseros para pies fríos
Calificar este articulo:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *